Letras tu revista literaria

viernes, 3 de diciembre de 2010

El grito

Bajo la lluvia

de gotas infinitas

las hojas otoñales

se arremolinan

sopladas por un suave

viento.



Un niño llora

en algún rincón

del mundo;

tan desgarrador

su grito

como el dolor

del que es

victima.



Al calor de una taza de té

me preguntó hasta cuándo

seguiré siendo cómplice

de la barbarie.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Nadie sabe cómo se sufre sin vivirlo en sus carnes, buen poema amigo poeta.
Ernesto.

El Museo de la Luna dijo...

La barbarie tiene tantas caras como seres maltratados. Y lo peor en la vida no es ver a un niño sufriendo. Sobre todo cuando uno tiene hijos y le llega más al alma su dolor. No. Lo peor, lo que más duele, es ver a un niño en condiciones deplorables haciendo sufrir a otro niño más débil que él, o a un animal indefenso. Esa, es la peor situación de todas. Y cuando se vive no se olvida, hasta el punto de que se rompe el mito de la inocencia.

salvador dijo...

Y ese es el peligro que cooren los niños del mundo, la pérdida de inocencia.
¿Qué es un niño sin ella?