Letras tu revista literaria

jueves, 29 de diciembre de 2011

Apaguemos la luz


Fotografía E. de Juan


Con este poema participo del cuarto Concurso de Poesía de Heptagrama.

Salvador Moreno Valencia
Español


Apaguemos la luz, y después
apaguemos la luz.
Edward De Vere (Otelo)

Somos Ausencia.



Intervalo de tiempo
consecuencia de una gran explosión.



El origen de un Todo
que conforme avanzamos
más se asemeja a un Nada.



La Nada absoluta e imperecedera
todo lo que nunca Es
porque se transforma
a cada milésima de segundo un giro en esa Nada inconmensurable.



Apaguemos la luz y dejemos solo la Ausencia.

(Del poemario Cuadernos de la huida de Salvador Moreno Valencia)

sábado, 24 de diciembre de 2011

El tiempo es un reloj que picotea sin descanso buscando el recuerdo

Fotografía E. de Juan


Has llegado, retrocediendo en el tiempo hasta donde la memoria te ha dejado.

Nadie sabe mucho más de lo que te contaron
sobre cuándo aquel hombre comenzó su existencia.

Nada se ve más allá de la niebla
ni hombres, ni fieras, ni hechos,
solo un lugar donde el recuerdo hace tiempo fue aniquilado.

Las calles parecen haber estado allí
formando parte de los hombres, de las fieras
invitando a caminar por acciones violentas
seduciendo al escurridizo recuerdo.

Retrocediendo en el tiempo hasta donde la memoria te ha dejado.

sábado, 17 de diciembre de 2011

El reloj picotea sin descanso y esto es el tiempo*



Fotografía de E. de Juan


Sin el incansable tictac la sala parece vacía.

Solo el frío constante como de nieve eterna
es lo que ella percibe sin el sempiterno tictac.

Hace tanto tiempo que no lo recuerda,
ella, taciturna, intentando amueblar el pasado
pero nada parece cumplir ley alguna.

Ley natural ni creada por un estúpido homínido
que la redactó para doblegar los espíritus libres como el viento.
El tiempo avanza inexorable e imponentemente
pero ella sueña, sueña sin descanso el tictac,

El incansable tictac sin el que la sala parece vacía.

*El título de este poema ha sido extraído del libro Las máscaras del amor de Juan Carlos Onetti.

Poema incluido en el poemario Cuaderno de la huida



sábado, 10 de diciembre de 2011

Una vez el paraíso


La manzana está podrida


En el paraíso bajo un árbol
ahorcada la serpiente.

Hembra y macho fornicando con alas prestadas de ángel
Tan solo ellos en el frondoso e inmenso jardín
y un ojo omnipresente que como un gran voyeur los vigila.

La historia de la humanidad se apoya en cimientos de mentira,
en muros construidos con arena movediza
seres salvajes luchando por comer, luego, quizás, filosofarán.
Hombres fornicando con una mujer sin conciencia del incesto.

Podrida la manzana seguirá.

Del poemario El tiempo y el recuerdo (poesía circular).

domingo, 4 de diciembre de 2011

E-go-te-ab-Sol-vi-olo





¡Oh Tubérculo!

¿De ti dependerá que mi estómago se sacie o perezca de hambre?
¡Salve oh Tubérculo! crece en la tierra y deja que los jóvenes tallos de trigo se alejen de ti.


Hosanna Tubérculo cómplice de estrangular con tus raíces los finos tallos del nuevo trigo.

Aleja los reverdecidos tallos del gran Asno que en la cuadra dispuesto está a morder sus tiernos brotes y que no dudará en roer sus tiernas espigas como un cochino osador.

Hosanna, Tubérculo, rey de alimentos en tiempos miserables,
oh tú Tubérculo que creces en una tierra baldía en la que no dejas crecer nada a tu alrededor.


Oh Gran Tubérculo, que sacias los estómagos egoístas de tus cosechadores
para que degüellen los primaverales y apetitosos tallos que en la tierra crecen bajo un cielo y un sol que les da la vida.


Oh Tú, Gran Redentor del hambre en el mundo señala con tus dedos de Tubérculo
plagados de anillos dorados tallados con brotes de trigo joven a tus cosechadores, que con tu beneplácito, y tu encubrimiento, no dudan en despojar al joven trigo del derecho a convertirse en gran espiga dorada portadora de un nuevo pan: el pan que Tú, o Gran Tubérculo, ensucias con tus tubérculos ramificados por la tierra yerta en la que creces.


Hosanna, Tubérculo, en la tierra en la que te pudrirás algún día.








viernes, 25 de noviembre de 2011

El dragón negro



Extiende sus alas para cobijarnos

Bajo su sombra.

(Si quieres escribir un verso…)



No soy poeta, he de ser honesto.



He visto y oído

Con la certeza de no ser ciego ni sordo.



No soy poeta, he de ser honesto.



He hablado y mirado

Con la certeza de que la audiencia era ciega y sorda.



El dragón negro extiende sus alas

Para hacernos morir de frío

Bajo su sombra.
Fotografía E. de Juan

viernes, 4 de noviembre de 2011

El mundo dividido


Fotografía E. de Juan

“Ningún hombre es una isla”

Donne

El Poder nos divide

Nos aísla

Nos enfrenta

Hace crecer el odio

La desconfianza

Nos animaliza

Alejándonos de la cultura

Haciéndonos ignorantes

Sumisos e ímprobos

Esclavos

Y por esta razón nos vence,

Nos destruye, nos aniquila,
Y se anota siempre la victoria.



















lunes, 24 de octubre de 2011

Para ti no seré, muerte



En memoria de San Juan de la Cruz y Santa Teresa de Jesús


Fotografía E. de Juan

Ya sin mí estoy

De tal modo me veo

Que ni yo mismo lo creo.


Aquí ya no vivo yo

Seguir haciéndolo no puedo

Sombra de lo que fui

Por qué vivir así

De precario y humillado

Sin respeto a mi persona

Bajo hipócritas deseos.



Soy leal a mis principios

Y a ellos entrego todo

Cómo me pagan ingratos

Disparando sus puñales.

Mis ideas podrán salvarme

Mas se pierde lo esculpido

Por no pulir las mentiras.



Estando ausente de mí

En libre infierno estaré

Sollozando por la herida

Que con vinagre curé,

No me compadezco de mí

Por saber lo que ya sé

Que ni soy, ni estoy, ni seré.



Como pez de plomo,

Apenas respirando,

Bajo las oscuras aguas
Del silencio, del olvido.

¿Qué habrá de ser en la otra orilla?

¿Qué promesas se cumplieron

Por mucho que se jurara?



No habrá cielo ni tierra

Para mirar por mis ojos

Que de los tuyos

No tengo ya el esbozo

Pa pintarlos de tristeza

Amor, pa pintarlos de locura

Amor, pa pintarlos amor de gozo.


Sin mí voy,

Con la esperanza muerta

Por callejones de muerte

Donde me clavaron puñales

Pérfidas y sagradas miradas

Prometiendo el paraíso

Por morder la manzana.



No saldrán de esta suerte

Marinos corrompidos

Por el beso de la muerte

Del mascarón de proa

Donde Venus incita

Al hombre, que bajo la piel

Respira, acabarse con la vida.



Sentiré la sombra
Ausente cuando ya nadie

Recuerde

Ni mi nombre, ni los nombres.

Como ausentes en la nada

Como el beso que se apaga

Bajo sus labios de muerte.



No me compadezco de mí

Por saber lo que ya sé

Que ni soy, ni estoy, ni seré

Para ti, muerte.

viernes, 21 de octubre de 2011

Tengo mi póstumo retrato y palmatorias

Fotografía E. de Juan


Tengo mi retrato póstumo

Y palmatorias

En la lista de espera.



Padezco dependencia

E insomne deambulo

Por las noches.



Poseo la sensación de no hacer nada

Y la de fracaso me persigue.



Si más me acerco

A la rebeldía

Más me estima la ortodoxia

Y la marcialidad de los retrógrados.



Si más me acerco

A la literatura

Más me alejan de ella

La necedad y la mediocridad

De los que ahí afuera

Y aquí dentro

Acechan.





La cama ya no me conforta

Y la noche parece

Haberse convertido

En una infinita pesadilla



Casi nada de lo que me rodea

Coincide con mis pensamientos

Y mis ideas



Casi nadie me es afín

En este entorno

De permanente vacuidad.



Últimamente siento tristeza

Quizás sea el otoño

O esos aviones que dibujan estelas en el cielo.



Es una tristeza de más allá

Tan profunda

E insondable a veces



Tengo póstumo retrato

Síntomas de hipocondriaco



Tengo propia la cadena

Y liberada la cárcel que me habita

viernes, 14 de octubre de 2011

La verdad criminalizada




Fotografía E. de Juan
 Comencemos extendiendo
Los versos
Como troces de fruta

Sobre la acera mojada.



Llueva el poema

De agua ácida.



Surgirán cerdos

Desbrozando las madres selvas libertarias.



Un negro dragón

Prendiendo fuego

A versos, poemas y poetas

Que serán exhibidos

En la plaza del pueblo

Para escarnio de la libertad de expresión

Como demonios peligrosos

De verbo fácil

De lengua desatada

Inconformistas y luchadores natos

Que el Sistema tratará

A toda costa

De criminalizar y condenar

Inútilmente

Porque al final la verdad se abrirá paso para expulsar a los que la criminalizaron.







viernes, 7 de octubre de 2011

Al atardecer leyendo en la butaca

Fotografía E. de Juan
















El poeta escribe el mundo

Según su perspectiva

Ama u odia al mundo

Según su vivencia.



El poeta no escribe con ocurrencia

Escribe poesía de lo ocurrido

Que no de lo ocurrente.



Palabras, palabras que llevan a versos y a estrofas

Como cada eslabón conforma una cadena

Los versos forman los eslabones

De cada poema.



La enfermedad del poeta

Escribir el mundo

Según sus experiencias

Según sus ideas…



Poesía de la experiencia

Poesía de la idea…

Poesía escrita en estos tiempos para después del holocausto.

Del poemario Escribir poesía en estos tiempos, autor: Salvador Moreno Valencia

martes, 4 de octubre de 2011

Escribir poesía en estos tiempos IX




Hablan de moral

Los dictadores

Que la tienen abolida

¿Qué moral?

¿La misma con la que aplican sus leyes

Privatizando todo lo que es del pueblo:

Educación, sanidad, administraciones, bancos…?

No me hablen de moral

Aquéllos que inmoralmente

Oprimen y roban al pueblo.

Para enriquecerse comerciando

con la mentira y con la muerte.

viernes, 30 de septiembre de 2011

El dragón olvido


El espectáculo ha comenzado

Bienvenidos a este farsa

Donde la magia se esfuma

Para dejarnos desnudos

Ante esta realidad cruda.



No hay magia, se la tragó el FMI.

Por allí, sí, por allí…



El espectáculo ha comenzado

Bajo la lona celeste del cielo

Sus actores, bufones y arlequines

Necios e ignorantes

Se golpean,

se masacran por una memoria de lindes

Fronteras, y trozos de tierra

Manchados de sangre.



El espectáculo hace tiempo comenzó

Y la historia cuenta mitos

De hombres y dioses

Que se mataron por propiedades

Y dinero.



Busca tú, sí tú, humano

Busca la solución
Lucha hoy por ser humano

O mañana serás un animal muerto.


viernes, 23 de septiembre de 2011

Historia de un Paquidermo


Fotografía E. de Juan
He hecho mis ejercicios de humildad, y he dejado bien blanca mi alma blanca, no soy más que polvo de ceniza que brilla con el sol...
a todos los hikikomoris bienvenidos al mundo de las cosas bellas: silencio, paz, y un rincón donde no tener nada que ver con los salvajes...
aquí en mi nave cibernética navego en mares de luz y de penumbra buscando la puerta de todos los universos que no conozco...
y cuando soy mar, una simple y por tanto compleja gota de mar...


hay en mí una increíble satisfacción cuando las ondas de las que estoy compuesto se mezclan con el viento...
si pruebas a fusionarte con el aire comprenderás que eres aire... como la rosa es rosa y el pájaro pájaro...

Vislumbro a lo lejos, más allá de la vía láctea un agujero negro por el que seremos absorbidos como pequeños Paquidermos...



Del poemario A veces maneras de perder de Cialenva Prestón

viernes, 16 de septiembre de 2011

Escribir poesía en estos tiempos VIII


Fotografía: E. de Juan


En la soleada tarde vaporosa

Suena, a lo lejos, el murmullo

Alegre de niños que nadan

en piscinas azules

Ajenos a la realidad de adultos

Que con necedad pétrea

No ven más allá del horizonte.



El sol pende de su invisible

Hilo cósmico

La bruma se eleva

El astro envuelto en ella

Se oculta hacia el oeste.



Los niños ajenos, nadan

En azules aguas transparentes.



viernes, 9 de septiembre de 2011

Un atardecer en el recuerdo



Fotografía: E. de Juan










El sonido del agua gorgoteando en la fuente

La chicharra con su canto

Cortando el aire de una tarde de agosto.

El mar humedeciendo la estulticia humana

A lo lejos la masa informe en la que

Objetos, seres y yo nos convertimos…

Yo ensimismado sumido en meditaciones que confrontan

Mis pensamientos con los del mundo que me rodea.

Un mundo en continuo movimiento

Que nunca se detiene ante nada.

La chicharra de nuevo poniendo sonido al aire.

El murmullo de los autos: girando, girando lo autos.

El náufrago con la mirada perdida

En el horizonte lejano.

La fuente y su gorgoteo en una tarde de verano.

Los hombres cada vez más islas.

viernes, 26 de agosto de 2011

Escribir poesía en estos tiempos VII



Sobre la mesa el sombrero, un libro:

Romeo y Julieta; y una libreta de pastas azules.



Enfrente el callejón de las pintadas

Exponiendo la indolencia de sus dibujos

Deformes.



En la pantalla de plasma

Una muñeca imitada

Por Amaral llora

Diciendo:

Sin ti no soy nada…



¿Qué soy yo sin todo, con nada?

¿Qué es el hombre para el hombre?



Sobre la mesa el sombrero y la pluma

Atenta a la batalla.

sábado, 20 de agosto de 2011

Otros como yo, también como tú







29 mil niños están muriendo

En el mismo instante en que yo

(Otro hijo de puta más)

Estoy vertiendo limón

Sobre unas gambas

A la plancha

Que saben a mar

Y me cuestan 30 euros.

Bebo vino blanco

De marca especial

Visto lujosos trajes

Y zapatos de charol

Made in China

Donde (gracias a mí

Y a otros hijos de puta como yo

Con ansias de consumir)

Explotan a millones

De seres humanos

Inocentes.

Soy un hombre

Con zapatos nuevos

Bajo mis suelas

La muerte se retuerce

Como un gusano con cara

De ser humano inocente.

lunes, 8 de agosto de 2011

Escribir poesía en estos tiempos II


Fotografía E. de Juan

Puede ser significativo, el negro.

Dragón alado que escupe las sierpes

Siete cabezas como siete chorros de fuego.



El negro dragón vencedor

En la batalla de A-quí-no



Sobre la ceniza del fuego

Yacen humilladas las blancas alas

De A-que-nó, en sus ojos

La derrota reflejada.



En su boca, todavía, caliente

Se extingue la llama de la esperanza.



Escribir poesía en estos tiempos

Abrir las alas de un ave Fénix

Malogrado por la mano de un Ícaro

Ambicioso y hambriento de sol.

sábado, 30 de julio de 2011

El dragón blanco II

Fotografía E. de Juan

Hay ratones que merodean

Sin cesar, y poetas

Que escriben

Claves.



Lo de los ratones lo entiendo,

Lo de los poetas estoy en ello.



“El hierro acrisolado, sus eternos

Ojos

Venideros

Sus despojos.”



El dragón es derrotado

En la batalla

De A-quí-no.





sábado, 23 de julio de 2011

El dragón blanco I

Fotografía: E. de Juan















Sigo la estela de un estafador

Lo llamaron por un tiempo

Odiseo, luego Ulises.



No veo nada digno en él

Porque nada digno en él

Existe para mis ojos.


De tal indignidad

Nace el hombre moderno

Que de Ulises,

Ha heredado lo peor.



Ni siquiera el dragón blanco

Sobrevivirá a la debacle.


Del poemario Amante cibernética


sábado, 16 de julio de 2011

Escribir poesía en estos tiempos I

Fotografía de E.de Juan
A pesar de la ceguera

mis dragones verán

al fin la luz.



“Nada somos y,

a la nada volveremos”.



Como notas insignificantes

a la vez

tan significativas.



Todo está conectado,

hasta la más pequeña

de las partículas

como si se tratara

de un gigante puzzle.

 

jueves, 7 de julio de 2011

Escribir poesía en estos tiempos

Fotografía E. de Juan

Las golondrinas revolotean

Ajenas a mi lucha.



Dos-passos hacia el abismo

sin cerrar los ojos.



No quiero ser un ciego más.



Las gaviotas graznan como urracas

maúllan como gatos en celo

a veces parecen niños-gato.



Dos-passos hacia el abismo

sin cerrar los oídos.



No quiero ser un sordo más.



Ni sordo, ni ciego…



sábado, 2 de julio de 2011

El dragón blanco



No pasa nada, todo pasa

Cuando esto ocurre

(...)



En mi interior dos dragones

Blanco y negro, negro y blanco

Se debaten de continuo.



¿Qué va a ser de ellos?

¿Vencerá el negro?

¿Vencerá el blanco?



Por la ventana de la cocina

Veo el mundo de ahí fuera

Y por el hueco del ascensor veo mi yo.



viernes, 24 de junio de 2011

La cara oculta de la luna

Había una vez una isla de cuyo nombre…

En medio de un mar cuyas aguas navegara un tal Odiseo…

En la que nada más que un gigante habitaba…

Cuidando de sus ovejas…

Hasta que llegó a ella el heleno…

A tocarle las…

Y jodién…

El único…

Que tenía.

Tras haberle ensartado su único atributo de visión,

Partió hacia su…

Donde una tal Penélope…

Asediada por amantes

En sus contrariedades

Se debatía…

Del poemario Amante cibernética, autor Salvador Moreno Valencia.



sábado, 18 de junio de 2011

La lluvia extinguida



Sabía cómo es la lluvia

Antes de llegar a ella

Los ojos llovían mares

Volando gaviotas blancas.



A un ritmo frenético

Doce monstruos devoraban

Ojos, bocas y estómagos.



Rayando aquí una línea…



Más allá un sangrante

Ósculo besando la noche.



Ratas y serpientes voraces…



¡Ay fatalidad desconcertante!



jueves, 16 de junio de 2011

El hombre un lobo para el hombre



Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit

Plauto



Los hombres se han despertado, lobos para el hombre

En los rincones del bosque

Negras y oscuras entrañas

Comen lobos funestos como hombres hambrientos

Niegan todo principio y final

Intuyen como moscas la mierda

Y se propagan como langotas que comerán el trigo

Idolatran a un vil dios nacido de la avaricia

Que aplasta a los inocentes que como ovejas

Tristes ovejas enfilan hacia el matadero

Un vertedero de excrementos sobrevolado

Por buitres al acecho

Los lobos, lobos han muerto

Y resucitaron al hombre aquel que hace dos mil años

Plauto definió como:



Lupus est homo homini, non homo, quom qualis sit non novit

viernes, 10 de junio de 2011

Es hora deabc griega

Discurramos… o mejor,


Reflexionemos como los griegos,

Si es que ellos tuvieron

Algo por lo que discurrir o

A-pena, penas, dilucidar-dar

Les fue-era permitido-ido.



Mas la tierra sin ventanas ni puertas

Cerró las mismas con un simple

Y prudente movimiento.



Hoy, quizás, mañana,

Todo aquello será nada,

Como el tiempo

A la memoria:



¿Ser o no ser, he ahí la cuestión?

O mejor:

Apaguemos la luz, y después…

lunes, 30 de mayo de 2011

La ebriedad me hace perder el sentido común

(Este poema se lo dedico a un tipo que conocí en el pasado, Narváez, un hombre destrozado, que me contó lo que yo he hecho no-poema o a-poema)
Fotografía E. de Juan
Mataría a cualquier hombre cuando la ebriedad me hace perder el sentido común

Llegado a este punto mi raciocinio deja de percibir

El mundo y en éste mis valores se despedazan

Y la estupidez hace acto de presencia
Me convierto en el más necio de todos los necios

Tanto que incluso mataría a cualquier hombre
Como si el alcohol avivara en mí

El instinto de supervivencia.

Ebrio soy el más grande de los necios.



viernes, 13 de mayo de 2011

El silencio de tus ojos

Fotografía E. de Juan
No importan las preguntas ni las respuestas, sino los silencios que vienen desde un mar profundo donde la oscuridad solamente puede ser el color de tus ojos, y una oscuridad así quiero amarla, lo mismo que amo tus silencios.

lunes, 2 de mayo de 2011

Esta mañana estaba escribiendo de memoria unos versos, pero ahora se han esfumado como la bruma de mayo.

Fotografía realizada por E. de Juan

Estoy harto de manzanas sin Evas

llenas de manos de Adanes engañosos

quise ser políticamente correcto

y caí en el pozo,

¿a nadie

se

le

puede

permitir

tal

destrozo?

¿no hay versos

que no rimen, ni poetas que los perpetren?



El crimen de la manzana

En la cama Eva

Adán en la rama

Justiciero a tu injusticia

Que yo ni escribo

Ni desbrozo

De hienas

El paraíso.



Para ser apolíticamente incorrecto

Estoy harto de tus Me gustan,

De tus soliloquios…



Esta mañana estaba escribiendo de memoria unos versos, pero cuando desperté ya era mayo.


Del Poemario
Amante cibernética

viernes, 22 de abril de 2011

La lluvia ungidora

"Bajo rayos, centellas y truenos que producen en cielo y mar colores que parecen habernos transportado a un limbo inexistente, paseo en estos días de procesiones frustradas y fanáticos cuyo llanto se mezcla con la lluvia para ir a parar a las cloacas de una ciudad expectante que mira al cielo con la esperanza de ver un hilo dorado de sol para ver a su cautivo, su crucificado, su muerte, su lacerado Mesías celebrando la eternidad por los siglos de los siglos sacrificando su cuerpo por el perdón de los pecados de ésos que desagradecidos maldicen truenos, centellas y rayos mientras siguen mirando al cielo expectantes... una bala en la recámara"




sábado, 9 de abril de 2011

Ardientes como estrellas fugaces


Recorrer tu cuerpo lentamente, acariciar cada poro de tu piel, besar, mordisquear tus labios encarnados, surcar como un velero en alta mar tu cuello y seguir con la corriente hacia tus pechos, besar tus tiernas fresas maduras, morderlas con ritmo acompasado al movimiento de tus caderas.

Recorrer tu espalda hasta quedar varado como una sirena sobre la playa de tus nalgas, respirar la fragancia de tu piel, ir modelando tu cuerpo con mis manos hasta acariciar tu erótico pubis, morder tus pezones que ya erectos y duros me subliman, mientras mis dedos se hunden en las profundidades de tu sabrosa humedad.

Ir con picos hasta arriba y con la lengua recorrer tu cuerpo para ir como un aventurero a parar en la puerta de la vida, esa vulva que invita a la pasión, al caos, al deseo de tomarte, de penetrar en tu morada para hacerte sentir como si subieras a lo más alto de una torre.
En mi pene la dureza es suavizada por tu boca, y en la mía tus labios inferiores, tu vagina desbocada como tú galopando sobre mí, amando y ansiando el leve roce de mis testículos en tu ano que abro con los dedos y que acaricio con la yema de los mismos.

Mi sexo entra en el tuyo suavemente hasta alcanzar la cima, y sube y baja y lentamente los dos nos emborrachamos de placer hasta caer rendidos: ardientes como estrellas fugaces.

Del poemario Amante Cibernética

domingo, 3 de abril de 2011

Cuando amanezca y la luz me ciegue

Dedicado a todos los inocentes que han perdido la vida por mano de la injusticia y de la GUERRA.




Saldré al mundo por la ventana de mis gritos

y les diré a todos:

Mañana seremos un atajo de asesinos

hoy, todavía, estamos a tiempo.



Saldré al mundo por la puerta de mi dolor

y les diré a todos:

Hoy somos un atajo de asesinos

porque ayer no quisimos ver ni oír las bombas.



Saldré al mundo por la herida abierta en mi corazón

y les diré a todos:

Somos asesinos y mejor será que nos condenen

por nuestra estulticia, e indiferencia ante los crímenes

que todos hemos perpetrado permitiendo las GUERRAS.



domingo, 27 de marzo de 2011

Rozando la locura

Foto E. de Juan
Rozando la locura,

al extinguirme entre tus manos

como el agua

sin llegar a tu rostro

en forma de bruma.



Besos que salarán

El torrente mágico

De tus ojos.



La estrella que

Guía mis sentidos

Hacia tu mar bravío

Hasta tu insignia

De libertad y belleza

Hasta tu cuerpo

De arrebol.



Mi alabastro plateado

Como un diente de marfil

Que afilado

Desgarra mi corazón

Sentenciado a amarte

Virtualmente.

viernes, 18 de marzo de 2011

Deseo hacerlo

Deseo hacerlo,

conspirar contra lo establecido

hacer el amor bajo las escaleras

del absurdo inmediato,

amarte hasta que se acaben las olas

y el infinito mar

reniegue de nuestro amor.



Subir caderas arriba,

como por una escalera de caracol,

al cielo de tus pechos

y allí quedarme dormido

sobre las nubes de tus pezones.


Amar cuanto eres dentro y fuera

y descubrir bajo el vuelo

de tu vestido

el origen del mundo

y el oscuro deseo

que me lleva a escribirte

estos versos.

Del poemario
Amante cibernética

sábado, 12 de marzo de 2011

Naipes marcados

Castillo de naipes

Marcados por jugador

Necio y cruel.



Castillo de naipes en el aire

Soplado por el huracán

De la mediocridad y

La incomprensión.


domingo, 6 de marzo de 2011

Margaritas a los cerdos

Sé que los cerdos devorarán las margaritas que les pueda echar, pero siempre me queda la esperanza de que alguna de ellas resurgirá de entre el fango para mostrar su belleza por la que los cerdos quedarán cegados para siempre y su ignorancia extinguida en pos del conocimiento...


sábado, 26 de febrero de 2011

De las estatuas

El silencio de las estatuas de sal,
perturbaba mi memoria.

El deseo se evaporaba

como un brillante recuerdo

acuoso que,

definitivamente,

se había diluido

en la trama y urdimbre

del pozo del tiempo.


lunes, 14 de febrero de 2011

Atardeceres en la tierra de Mansor

Fotografía E. de Juan


I



En las tardes que contemplo,

sentado en una duna,

caer el sol en el horizonte,

miro la línea que separa

la tierra del cielo,

y pienso que cerca,

caen bombas asesinas,

que arrebatan la vida a miles de inocentes.



Bombas que distribuyen metralla

sin escrúpulo alguno.



El sol se tiñe de rojo,

rojo sangre, rojo inocente,

rojo penetrante, rojo doliente.



II



La línea del horizonte separa el cielo de la tierra

como separan a los hombres las ideologías y las religiones;

niños agnósticos

contemplan cómo se extinguen sus vidas.



El cielo sangre,

violeta luz, violenta bandera,

violenta mirada de inocentes niños.



Occidente, mal padre,

mala madre que castigan

con destrucción, dolor y destierro.



El valor de la vida en manos de hombres oscuros,

que venden óbitos como acciones de empresa.

Cada segundo la muerte cotiza al alza.



III



Cada segundo miles de seres fenecen,

cada segundo quedan abandonados

a la deriva los niños de la guerra.

Niños que verán sucumbir sus vidas,

sin entender por qué razón les castigan.

Niños de miradas tristes,

llanto amargo y rostros compungidos,

son las victimas de la tiranía

de adultos enfebrecidos por el poder,

que todo lo corrompe y corroe.



La paz no debe sustentarse de soldados,

de armas, de dolor y desolación,

sino de poemas y amor.



IV



La paz ha de alcanzarse con la lira

del pensador, y la música del trovador,

con balas, pero balas de corazón.



Balas solidarias, balas abrazos,

balas abrigo, balas medicina, balas comida, balas justicia, balas amor.



El niño inocente contempla el ocaso

con los ojos llenos de lágrimas.



El holocausto se ensaña con su vida.



Inocentes hijos de la guerra.



Las bombas que occidente

fabrica y lanza sobre su mundo

destruyen su esperanza,

condenando al llanto su sonrisa.



V



El cielo teñido de rojo,

los inocentes caídos.



Miradas tristes

afilan su venganza.



Un grito unísono

rasga el cielo.



El hombre poderoso

también siente miedo.



El sol teñido de rojo

sobre el horizonte.



Una boca grita

con las voces de millones de afligidos.



Balas solidarias, balas abrazos,

balas abrigo, balas medicina, balas comida, balas justicia, balas amor.


Del poemario 13 Náufragos, publicado por Letras Uruguay

domingo, 6 de febrero de 2011

Restos I


Yo soy un resto

de unas piernas

y unos brazos,

y no me queda tronco

donde asentar la cabeza.



Yo soy el náufrago

que se estrella cada noche

en esas playas de blanca arena.



Yo soy pedazos rotos de una esperanza.



La barca se hunde,

caemos a un inexplicable vacío

donde reina una tenebrosa oscuridad.



Yo soy el sol de rayos encendidos.

Del poemario 13 Náufragos

sábado, 29 de enero de 2011

Poema en el tintero


Fotografía E. de Juan
 Cuando no hay poemas que escribir, cerrar los párpados y esperar que una lluvia de versos caiga sobre el patio de tus ojos, es como...
...un último intento bajo la luz del candil...
...a las afueras de un pueblo, bajo la higuera milenaria sospecho que tus ojos ya llovieron.

domingo, 23 de enero de 2011

*La meteorología…

Foto, E. de Juan


La principal preocupación

de hoy

es qué tiempo va hacer mañana.



Tras el parte meteorológico

que tres arpías

en la mesa de al lado

mutuamente se han dado,

la miseria, el hambre y la guerra,

siguen haciendo agonizar

una buena parte de un mundo

al que ellas, las arpías,

no pertenecen.



La principal preocupación

de estos tiempos:

¡Qué frío, qué calor o qué mal tiempo hace hoy!



Y como un dios el meteorólogo

afila los cuchillos oxidados

como un aprendiz de futurólogo.





*De Cuaderno de la huida, poemario inacabado del autor del presente Blog

sábado, 15 de enero de 2011

Como hormigas oxidadas


Fotografía E. de Juan

Escritura automática

Río de ardiente lava

Brota de la mano

Que dormita con la pluma

Y el bolígrafo

Para escribir palabras

Que acierten o no

A contar algo.



El tren sigue ululando

Cual Búho en su atalaya

Y a lo lejos se divisan

Los ojos de la tormenta

Que, amenazadores, truenan.



La mano duerme

Como un niño recién nacido

Y en los dedos cien hormigueros

Han construido

Millones de hormigas

Afanadas en detener el verso.



Hierro, más moho en los recuerdos

De cuchillos oxidados.





Poema del poemario Cuaderno de la huida