Letras tu revista literaria

viernes, 9 de septiembre de 2011

Un atardecer en el recuerdo



Fotografía: E. de Juan










El sonido del agua gorgoteando en la fuente

La chicharra con su canto

Cortando el aire de una tarde de agosto.

El mar humedeciendo la estulticia humana

A lo lejos la masa informe en la que

Objetos, seres y yo nos convertimos…

Yo ensimismado sumido en meditaciones que confrontan

Mis pensamientos con los del mundo que me rodea.

Un mundo en continuo movimiento

Que nunca se detiene ante nada.

La chicharra de nuevo poniendo sonido al aire.

El murmullo de los autos: girando, girando lo autos.

El náufrago con la mirada perdida

En el horizonte lejano.

La fuente y su gorgoteo en una tarde de verano.

Los hombres cada vez más islas.

6 comentarios:

palidofuego dijo...

Me quedo con esta última frase "los hombres cada vez más islas", tan real y tan triste, que nos debería llevar a una sincera reflexión.
Adelante con tu blog y tu escritura.

Salvador dijo...

Sí, debemos reflexionar sobre esta frase: los hombres cada vez más islas, y compararla con "Ningún hombre es una isla..." que escribiera John Donne

J.J.Conde dijo...

Le doy un poco la vuelta. Los seres pueblan los continentes. Los mares son los puentes. Y para las islas no hay puentes. Porque en las islas... ¡Ay! En las islas habitan los desheredados de la Fortuna.
Un abrazo.

Anónimo dijo...

Gorgotear: sonido que hace el agua.
No, el sonido del agua no gorgotea en la fuente.
Cortando el aire de "un" tarde de agosto.
Mal, muy mal.

salvador dijo...

Muy bien señor anónimo, si usted se permite el lujo de corregir qué menos que hacerlo sin olcutarse en anónimo, ¿no?
Vale cada uno gorgotea como quiere y si no a galeras a...

Anónimo dijo...

Sobre los hombres islas dijo John Donne: "Ningún hombre es una isla, algo completo en sí mismo; todo hombre es un fragmento del continente, una parte de un conjunto."